Asociación Mexicana de la Dalia o Acocoxochitl, A.C.
Asociación Mexicana de la Dalia o Acocoxochitl, A.C.

NUESTRO LOGOTIPO




 
El logotipo de la Asociación Mexicana de la Dalia o Acocoxochitl A.C. está representado por una dalia silvestre de la época prehispánica documentada en el Códice Badiano, en donde se logra visualizar una "Flor sencilla" (cabezuela), que se supone es D.coccinea y particularmente en una ilustración original del Abate Antonio José Cevallines y Palop en un volumen de sus Icones et Descripciones Plantarum cuando fungía como profesor y director del Jardín Botánico Real de Madrid y elaboró las primeras descripciones del género Dahlia, en honor a Andreas Dahl, botánico sueco discípulo de Linneo.

 



 

 


El Códice badiano

 

En 1552 se elaboró en el Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco de la ciudad de México un pequeño libro manuscrito que, con el título de Libellus de medicinalibus indorum herbis (Librito de las yerbas medicinales de los indios) se conocería cuatro siglos después como Códice badiano.

En el mundo prehispánico hubo "libros", llamados en náhuatl amatli, de muchas materias y tamaños, cuya elaboración era distinta de la de los libros europeos. Los amatli se fabricaban de la corteza de un tipo de árboles (amates) que pertenecen al género Ficus. Los amatli cuya forma y contenido es indígena se han llamado "códices" en el siglo XX, ya que todos ellos presentan la información dibujada.


 


Este libelo o librito fue preparado por los alumnos del mencionado colegio bajo la dirección de los frailes franciscanos que deseaban enviar al rey Carlos V de España una prueba tangible de la capacidad intelectual y artística de los indios mexicanos. Para ello llamaron a un viejo médico indio del barrio de Tlatelolco, de nombre Martín de la Cruz, conocedor de las plantas medicinales autóctonas, quien dictó en náhuatl los usos y virtudes de los vegetales que habían sido seleccionados para la obra. Un joven y talentoso alumno del mismo Colegio, el indio Juan Badiano, tradujo al latín la información de Martín, mientras los demás alumnos realizaron los dibujos a la acuarela de las plantas que contendría el librito. Así, el Libellus quedó integrado con la descripción del uso medicinal de más de 150 plantas originarias de México y que se empleaban en la medicina prehispánica.

 

Esta obra es considerada el primer libro de herbolaria medicinal azteca y una de las más importantes fuentes bibliográficas históricas de la materia médica* de México.

 

El Libellus ofrece información sobre las plantas según el tipo de enfermedad para la que se usan. La medicina indígena agrupaba las enfermedades conforme a un orden anatómico: de la cabeza a los pies. Así, se inicia con las yerbas útiles para curar la caspa, la seborrea y las heridas del cuero cabelludo; sigue con los problemas dentales, dolor de oídos, catarro común, etcétera. Más adelante se refiere a los padecimientos del pecho, los brazos, el abdomen y las piernas. En cada capítulo se proporciona la receta indígena, escrita en latín, para preparar el remedio y la forma de usarlo. En la parte superior de cada lámina del libro se incluyen los dibujos de algunas de las plantas más importantes para la enfermedad en cuestión. Estos dibujos se trazaron en forma por demás interesante: combinan el estilo indio-prehispánico con el europeo que los alumnos apenas estaban conociendo, lo que produce una combinación única de estilos artísticos.




























 

El original se encuentra actualmente en el Museo Nacional de Antropología e Historia de México, luego de que fuera donado por el papa Juan Pablo II en 1992.


 
El Códice badiano fue enviado a España en el siglo XVI y permaneció guardado en la Biblioteca del Vaticano, en Roma por más de trescientos años. Es en este siglo cuando se estudia y reconoce su importancia como fuente bibliográfica de herbolaria azteca.

Ilustraciones del Códice badiano.

  

Fuente: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/3milenio/herbo/htm/sec_9.htm
 
© 2017 Asociación Mexicana de la Dalia o Acocoxochitl, A.C.